Alejandra Pizarnik y Julio Cortázar – hermanos de letras

En este post voy a quitarle algo del romanticismo bloguero que rodea a la amistad entre Julio y Alejandra, sugiriendo que  ésta fue más allá conviertiéndose en amor. Las bases de esas conjeturas pueden ser las cartas y dedicatorias cariños que se escribieron, o quizás aquella vez que Alejandra públicamente miró a Julio y le dijo ” Yo soy la maga” provocando una sonrisa cómplice de Julio, que la quería tanto jamás la hubiera contradecido.

La realidad es que Alejandra conoció a Julio  en 1960 , cuando él estaba casado con Aurora Bernárdez  su primera esposa y Alejandra era una recién llegada a Paris que escapaba de sus fantasmas, dolores y psicoanalista. La pareja la cobijó, la quiso desde el primer momento y actuaban como hermanos mayores con un cariño casi paternal.

Las palabras que obsesionaban a Alejandra se han convertido en las únicas huellas para rastrear algo del cariño que unió a dos seres geniales, surrealistas y mágicos.  Las que más me conmueven son la última dedicatoria de Alejandra a Julio,  en su libro “La pájara en el ojo ajeno” donde advertimos una letra temblorosa, ideas transformadas en notas desordenadas y ella le cuenta que se encuentra en el psiquiátrico. ( Comparto la imagen de la dedicatoria original extraída de la página del Centro Virtual Cervantes). También me parece tierna la carta de Julio a Pizarnik ( la última que le escribió) en la que persuade a su amiga de cometer suicidio , regañando a su “bicho” ( así la llamaba) enérgica pero cariñosamente. Esa carta no logró impedir que ella se suicidara en 1972. Julio le dedicó un poema que en otra oportunidad compartiremos.

Saludos poéticos,

Cronopiomaga

(Extraído de la web del Centro Virtual Cervantes)

Esta transcripción de la dedicatoria la hizo Blanca Berastegui para EL CULTURAL :

Julio este textículo les parece joda. Solamente vos
sabés que el más mínimo chiste se crea en
momentos en que la vida est à l’auteur de la
morte. Muy tuya Alejandra.
Julio fui tan abajo. Pero no hay fondo
Julio, creo que no tolero más las perras palabras

La locura, la muerte. Nadja no escribe. Don Quijote
tampoco.
Julio, odio a Artaud (mentira) porque no quisiera
entender tan sospechosamente bien sus
posibilidades de la imposibilidad.
PS
Me excedí, supongo. Y he perdido, viejo amigo de
tu vieja Alejandra que tiene miedo de todo salvo
(ahora, oh Julio) de la locura y de la muerte. (Hace
dos meses que estoy en el hospital. Excesos y
luego intento de suicidio —que fracasó, hélas)
PS En el hospital aprendo a convivir con los últimos
desechos. Mi mejor amiga es una sirvienta de 18
años que mató a su hijo. Empecé a leer Diarios. Te
apruebo mucho políticamente. Tu poema de
Panorama es grande porque me hizo bien (lo leí en
el hospital).

(Extraído de la web del Centro Virtual Cervantes)

(Extraído de la web del Centro Virtual Cervantes)

(Extraído de la web del Centro Virtual Cervantes)

(Extraído de la web del Centro Virtual Cervantes)

Carta de Julio a Alejandra

Hemos compartido hospitales, aunque por motivos diferentes; la mía es harto banal, un accidente de auto que estuvo a punto de. Pero vos, vos, ¿te das realmente cuenta de todo lo que me escribís? Sí, desde luego te das cuenta, y sin embargo no te acepto así, no te quiero así, yo te quiero viva, burra, y date cuenta que te estoy hablando del lenguaje mismo del cariño y la confianza –y todo eso, carajo, está del lado de la vida y no de la muerte.

Quiero otra carta tuya, pronto, una carta tuya. Eso otro es también vos, lo sé, pero no es todo y además no es lo mejor de vos. Salir por esa puerta es falso en tu caso, lo siento como si se tratara de mí mismo.

El poder poético es tuyo, lo sabés, lo sabemos todos los que te leemos; y ya no vivimos los tiempos en que ese poder era el antagonista frente a la vida, y ésta el verdugo del poeta. Los verdugos, hoy, matan otra cosa que poetas, ya no queda ni siquiera ese privilegio imperial, queridísima.

Yo te reclamo, no humildad, no obsecuencia, sino enlace con esto que nos envuelve a todos, llámale la luz o César Vallejo o el cine japonés: un pulso sobre la tierra, alegre o triste, pero no un silencio de renuncia voluntaria. Sólo te acepto viva, sólo te quiero Alejandra.

Escribíme, coño, y perdoná el tono, pero con qué ganas te bajaría el slip (¿rosa o verde?) para darte una paliza de esas que dicen te quiero a cada chicotazo.”

Fútbol, Mujeres y Galeano.. ¿Por qué no?

Soy mujer y no siento vergüenza cuando se trata de confesar mi edad (treinta y dos) y mi pasión por el fúbtol. Fui seguramente una de tantas niñas a las que sus padres al no haber tenido un hijo varón  no hicieron diferencia y las llevaron al estadio desde pequeñas para hacer barra por su equipo favorito. Quise en algún momento practicarlo como deporte en el colegio , pero desistí de la idea al haberle causado un pseudo ataque de nervios a mi madre al pensar que su hija se metía a un deporte de hombres.  Menos mal que ahora las cosas han cambiado, el fútbol femenino ha ganado espacios y las mujeres a las que nos encanta ver y debatir sobre partidos de fútbol ya no somos tan raras de encontrar. Tanto han cambiado que mi madre ahora ve finales de Champions League o sigue los mundiales jaja!. De fúbtol , equipos, ligas y Champions hableremos en sucesivos posts, hoy quiero comentarles un hallazgo que tuve en mis momentos de lectura.

Siempre he tenido un ligero remordimiento al hablar  sobre fútbol con  algunos de mis amigos/conocidos aficionados a la literatura y que son de izquierdas,  cada tanto me recuerdan las citas de famosos escritores o filósofos sobre el fúbtol, citas nada ambables por supuesto, desde llamar a este deporte “injusto y antiestético” ( Jorge Luis Borges) a llamarlo estrategia de burgueses para distraer a las masas por otros. En conclusión pareciera que la intelectualidad y el fútbol no se llevaban muy bien. Digo “llevaban” porque acabo de descubrir un libro de un escritor e intelectual muy reconocido y de izquierdas!, Eduardo Galeano. Ya me habían contado que durante un mundial es uno de los que se retira a disfrutarlo e incluso coloca un letrero en su casa que dice ” Cerrado por fútbol”, pero no tenía idea que había escrito un libro sobre este deporte fabuloso, se titula ” El fútbol a sol y sombra – Y otros escritos” editado en 1995 y en su segunda edición el 2002.

El libro es un homenaje al fútbol, cuenta desde reseñas históricas sobre su origen, de algunos clubes y de mundiales, brinda explicación del deporte y también critica al poder oculto detras de la FIFA .  Voy a compartir algunas citas y otras me reservaré para otra ocasión, también dejo un link para descargar el libro al final.

Saludos poéticos,

Cronopiomaga

– “Este libro rinde homenaje al fútbol, música en el cuerpo, fiesta de los ojos, y también denuncia las estructuras de poder de uno de los negocios màs lucrativos del mundo”

– “En qué se parece el fútbol a Dios?. En la devoción que le tienen muchos creyentes y en la desconfianza que el tienen muchos intelectuales.”

– “El desprecio de muchos intelectuales conservadores se funda en la en la certeza de que la idolatría de la pelota es la superstición que el pueblo merece.”

– “En cambio, muchos intelectuales de izquierda descalifican al fútbol porque castra a las masas y desvia su energía revolucionaria. Pan y circo, circo sin pan: hipnotizados por la pelota, que ejerce una perversa fascinación, los obreros atrofian su conciencia y se dejan llevar como un rebaño por sus enemigos de clase.”

– ” El portero siempre tiene la culpa. Y si no la tiene, paga lo mismo. Cuando un jugador cualquiera comete un penal, el castigado es Él: allí lo dejan, abandonado ante su verdugo, en la inmensidad
de la valla vacía.”

– “El gol es el orgasmo del fútbol.”..”El gol, aunque sea un golecito, resulta siempre gooooooooooooooooooooooool en la garganta de los relatores de radio, un do de pecho capaz de dejar a Caruso mudo para siempre, y la multitud delira y el estadio se olvida de que es de cemento y se desprende de la tierra y se va al aire.”

– “El  árbitro es arbitrario por definición, éste es el abominable tirano que ejerce su dictadura sin oposición posible y el ampuloso verdugo que ejecuta su poder absoluto con gestos de ópera.”.. “Su trabajo consiste en hacerse odiar única unanimidad del fútbol: todos lo odian. Lo silban siempre, jamás lo aplauden. Nadie corre más que él”

Link de descarga de “Fútbol a sol y sombra” Eduardo Galeano

El mundo como lo vió Albert Einstein

Albert Einstein (Ulm, Alemania, 14 de marzo de 1879 – Princeton, Estados Unidos, 18 de abril de 1955) fue como saben el científico más destacado del siglo XX. También fue intelectual y visionario, afortunadamente reconocido en vida. Muchos de sus ensayos, frases, respuestas a la prensa, siguen aplicándose a muchas de las situaciones socio-políticas de hoy en día tanto o más que a las de ayer. Uno de mis libros favoritos de de Einstein es precisamente uno que nos invita a la reflexión y nos adentra en muchas de sus creencias, valores e ideas sobre la vida y el mundo, es titulado “The World as I see it” o “El mundo como lo veo”. A continuación pego uno de los ensayos que contiene ( uno de los primeros del libro). Y dejo también un link para que se descarguen el libro en idioma inglés.

Saludos poéticos,

Cronopiomaga

(extraído de “The World as I see it” , pág. 5- 6)

El significado de la vida

¿Cuál es el significado de la vida o de la vida orgánica en general? contestar esta pregunta implica toda un religión. ¿Existe algún sentido entonces de ponerse a elaborar una respuesta?, Respondo, el hombre que piensa que su propia vida y la de las criaturas que lo rodean no tiene sentido no es sólo desafortunado sino también descalificado para vivir.

El mundo como yo lo veo

¡Qué raros somos los mortales! Cada uno de nosotros está aquí para una breve estancia; con qué objetivo no sabemos, aunque pensamos a veces que podemos sentirlo. Pero sin una reflexión más profunda uno sabe por su vida diaria que existe para otra gente —antes que nada para aquellos cuyas sonrisas y bienestar sustentan totalmente nuestra propia felicidad, y después para los muchos desconocidos a cuyos destinos está ligado por los lazos de la simpatía. Todos los días me recuerdo a mi mismo cientos de veces que mi vida interior y exterior está basada en el trabajo de otros hombres, vivos y muertos, y que me debo dedicar yo mismo a dar en la misma medida que he recibido y sigo recibiendo…

Nunca he visto la comodidad y felicidad como fines en sí mismos —a esta base crítica la llamo el ideal de la pocilga. Los ideales que han iluminado mi camino, y una vez tras otra me han dado valor para enfrentarme a la vida con alegría, han sido Amabilidad, Belleza y Verdad. Sin el sentimiento de parentesco con hombres de mente similar, sin la ocupación con el mundo objetivo, en lo eternamente inalcanzable en el campo de los esfuerzos artísticos y científicos, la vida me hubiese parecido vacía. Los objetivos banales de los esfuerzos humanos —posesiones, éxito exterior, lujo— me han parecido siempre deleznables.

“Mi apasionado sentido de la justicia social y de la responsabilidad social siempre ha contrastado extrañamente con mi ausencia de necesidad de contacto con otros seres y comunidades humanos. Soy verdaderamente un “viajero solitario” y nunca he pertenecido en lo más profundo de mi corazón a mi país, a mi casa, a mis amigos, o incluso a mi familia más próxima; frente a estos lazos, nunca he perdido el sentimiento de distancia y la necesidad de soledad…”

Link de descarga “The World as I see it” Albert Einstein

John Keats y Fanny Brawne …la historia de un gran amor

Corría el verano de 1818 y John Keats se establecía en la residencia de Londres  ( Wentworth Place) que su amigo Charles Brown alquilaba  junto con la familia de una muchacha,  de 18 años igual que él, llamada  Fanny Brawne .  Ella quedó impresionada con la sensibilidad y los poemas de Keats, poco a poco fueron enamorándose en secreto y ella se convirtió en la musa inspiradora de sus poemas y cartas románticas. Existía un problema que impedía que ambos se casen, John Keats era un poeta pobre, pese a su enorme talento no habia podido publicar un libro exitoso que pudiera  hacer que  gane algo de dinero  para  ofrecer una dote, casarse  y dar estabilidad a Fanny. Lo que sí pudieron hacer fue comprometerse en 1919.

Los últimos tres años de vida de Keats fueron los más prolíficos como poeta, sin embargo también significaron los peores respecto a su salud, se enfermó con tuberculosis. Tras haber sido comunicado por su doctor que la mejor opción para recuperarse era alejarse del clima húmedo y frío de Londres, amigos suyos reunieron dinero para conseguirle un  pasaje y su estadía en Roma. Lastimosamente Keats murió en 1821 y lo que es peor lejos de su amada Fanny. Ella se casó diez años más tarde, pero nunca pudo olvidar a su gran amor y se convirtió en la portavoz de su obra. Casi cincuenta años después se publicaron las cartas entre ellos, que son las más románticas, sensibles, tiernas y poéticas que personalmente he leído y que seguramente ocuparan posts de este blog.

Julio Cortázar estuvo un tiempo obsesionado con la obra y vida  de Keats, casi nadie sabe que escribió en su juventud todo un tratado de su obra “Imagen de John Keats” ,  un libro de más de 800 páginas, que seguramente podía haber sido una  excelente tesis doctoral en alguna de las academias  literarias que él no soportaba. El artículo que subo al post es un extracto de esa obra y va sobre ese amor dramático y conmovedor  entre John y Fanny ( La Batalla de amor de John Keats).

También comparto el link del trailer de la  película “Bright Star” ( Estrella Brillante)  o “El amor de mi vida”  del 2009, si quieren empaparse de ese amor, esta peli es una buena opción para hacerlo.

Saludos poeticos,

Cronopiomaga

La Batalla de Amor de John Keats ( Julio Cortázar)

 

¿Qué son los cronopios de Cortázar?

La respuesta “típica” es que se tratan de seres verdes y húmedos, poemas sin rima, dibujos sin margen. Algunos se han aventurado a relacionarlos con el tiempo o atribuírles clase social, en el video que dejo al final del post Cortázar niega esas suposiciones.La primera vez que Julio mencionó a los cronopios fue en un artículo titulad ” Louis el enormísimo cronopio”, trataba sobre un concierto de Louis Armstrong en 1952 . Parece ser sin embargo que un poco antes ese mismo año, los cronopios se presentaron ante Cortázar durante un concierto homenaje a Igor Stravinsky  en el Theatre Champs Elysees, en París. El hecho que se los haya imaginado en medio de un  concierto, nos aporta una pista sobre los cronopios, ellos adoran la música.

Cuando uno lee “Historias de Cronopios y Famas”, entiende la personalidad de los cronopios  por su forma de actuar. Son sensibles, amantes de la naturaleza disfrutando y respetando su belleza, se apasionan por la música, no son convencionales, se comportan espontánea e ingenuamente, son soñadores, despreocupados, nada organizados, alegres, positivos aunque melancólicos. En conclusión, son seres que perciben la vida de la misma manera que lo hacía Cortázar desde la imaginación y fantasía, su naturaleza los hace un tanto asociales y no son bien vistos por las “famas” ( seres organizados y estrictos), ni por las “esperanzas” ( aburridas, nada sensibles, criticonas).

Les dejo con nuestro Cronopio mayor y tres de mis historias favoritas sobre ellos :

Saludos poéticos,

Cronopiomaga

CRONOPIO Y SU FLOR

“Un cronopio encuentra una flor solitaria en medio de los campos. Primero la va a arrancar, pero piensa que es una crueldad inùtil y se pone de rodillas a su lado y juega alegremente con la flor a saber: le acaricia los pétalos, la sopla para que baile, zumba como una abeja, huele su perfume, y finalmente se acuesta debajo de la flor y se duerme envuelto en una gran paz. La flor piensa: “es como una flor”

EL CANTO DE LOS CRONOPIOS

Cuando los cronopios cantan sus canciones preferidas, se entusiasman de tal manera que con frecuencia se dejan atropellar por camiones y ciclistas, se caen por la ventana, y pierden lo que llevaban en los bolsillos y hasta la cuenta de los días.
Cuando un cronopio canta, las esperanzas y los famas acuden a escucharlo aunque no comprenden mucho su arrebato y en general se muestran algo escandalizados. En medio del corro el cronopio levanta sus bracitos como si sostuviera el sol, como si el cielo fuera una bandeja y el sol la cabeza del Bautista, de modo que la canción del cronopio es Salomé desnuda danzando para los famas y las esperanzas que están ahí boquiabiertos y preguntándose si el señor cura, si las conveniencias. Pero como en el fondo son buenos (los famas son buenos y las esperanzas bobas), acaban aplaudiendo al cronopio, que se recobra sobresaltado, mira en torno y se pone también a aplaudir, pobrecito.

VIAJES

Cuando los famas salen de viaje, sus costumbres al pernoctar en una ciudad son las siguientes: Un fama va al hotel y averigua cautelosamente los precios, la calidad de las sábanas y el color de las alfombras. El segundo se traslada a la comisaría y labra un acta declarando los muebles e inmuebles de los tres, así como el inventario del contenido de sus valijas. El tercer fama va al hospital y copia las listas de los médicos de guardia y sus especialidades.
Terminadas estas diligencias, los viajeros se reúnen en la plaza mayor de la ciudad, se comunican sus observaciones, y entran en el café a beber un aperitivo. Pero antes se toman de las manos y danzan en ronda. Esta danza recibe el nombre de “Alegría de los famas”.
Cuando los cronopios van de viaje, encuentran los hoteles llenos, los trenes ya se han marchado, llueve a gritos, y los taxis no quieren llevarlos o les cobran precios altísimos. Los cronopios no se desaniman porque creen firmemente que estas cosas les ocurren a todos, y a la hora de dormir se dicen unos a otros: “La hermosa ciudad, la hermosísima ciudad”. Y sueñan toda la noche que en la ciudad hay grandes fiestas y que ellos están invitados. Al otro día se levantan contentísimos, y así es como viajan los cronopios.
Las esperanzas, sedentarias, se dejan viajar por las cosas y los hombres, y son como las estatuas que hay que ir a verlas porque ellas ni se molestan.

“Remando al Viento” (Rowing with the wind) – Obra de arte hecha película

Es una película que trata sobre Byron, sus amigos los escritories Percy Shelley, su esposa Mary y John Polidori el médico de cabecera de Byron ( de quienes he comentado algo en el anterior post) y su interacción a lo largo de su vida.

En la primera parte  es estupendo el modo en que muestra el  modo de pensar, vivir, soñar, sentir, y amar de los personajes. Son escenas que reflejan al romanticismo como ideología de vida.

Me quedo con varias escenas como favoritas :

  • Polidori tras ser mordido por el perro de Byron ingresa a  una habitación cojeando y Byron le dice ” por fin has logrado parecerte a mi en lo único que no me gustaría parecerme a Byron”. Evidentemente quien escribió el guión pensaba que Byron no tomaba en serio a Polidori como escritor.
  • Otra frase que resulta de una charla sobre la imaginación entre los Shelley y Byron es “la vacuna contra la realidad es la ficción”

Cuando la película parece ser rigurosamente histórica o biográfica,  aparece de repente el monstruo de Mary, Frankenstein,  insertando de este modo   la imaginación viva como personaje importante, logrando una ficción ilógica pero que está relacionada con la inspiración de Mary y su novela.

El significado del monstruo a mi criterio es la representación de los eventos desgraciados en la vida de lo poetas,   que vienen siendo un tipo de castigo  al enorme talento y genialidad que poseen. Éste va asesinando a los hijos de los Shelley, a la hija de Byron,  a su ex mujer y al final se ve su figura implicada en la muerte de los propios Percy, Polidori y de Byron. Muertes que  se dieron en la vida real sucesivamente.

No soy una gran fan de Hugh Grant pero en esta película lo respeto, pienso que su personaje de Byron está bien logrado a diferencia de una Liz Hurley muy joven y desteñida en la caracterización, pero que de todos modos aporta  algo con su personaje de Claire Claremont, la madre de la única hija reconocida del poeta, Allegra.

En conclusión vale la pena verla!. Dato curioso es que  está dirigida por un español, Gonzálo Suárez y no por un inglés :).

Saludos poéticos,

Cronopiomaga

Frankenstein y El Vampiro – hermanos con un mismo origen

Era el verano de 1816, Lord Byron  y su médico de cabecera, un joven veinteañeron de nombre John Polidori,  habían alquilado una mansión “Villa Diodati” a orillas del Lago Ginebra en Cologny, Suiza. A los pocos días se unían a ellos Percy Shelley, su esposa Mary Shelley y Clarie  Claremont su meedia hermana.

El grupo pasaba días magníficos disfrutando la naturaleza y por las noches acostumbraban a tener tertulias fascinantes, uno se puede imaginar a esos personajes geniales debatiendo sobre lo que más les apasionaba en la vida:  el contexto social y político de la época, así como de poesía y literatura.

Pues bien, una de esas veladas decidieron relatarse cuentos de terror aprovechando la tormenta y el clima un tanto lúgubre de aquella mansión que favorecía a la imaginación. Fue  esa noche cuando  Byron retó al grupo a escribir cada uno algún  relato de terror durante aquel verano.Percy dado más a la poesía y a la crítica social desistió del proyecto, al igual que Byron que había dejado inconclusa una novela sobre un noble llamado Augustus Darvell que retornaba de la muerte. Sin embargo, Mary Shelley decidida como era , tomó el reto muy en serio y recordó una pesadilla que tuvo sobre un ser que también volvía a la vida gracias a una descarga eléctrica.Esta pesadilla tal vez tuvo origen en la historia que Percy le había contado sobre un profesor suyo,  que había experimentado con energia para contraer músculos de animales muertos. Así fue como comenzó a escribir su novela   “Frankentein”, la que terminó años después durante un viaje que hizo tras fallecer su esposo y sus hijos, ella pensaba  que la perseguía la desgracia o una maldición, ese sentimiento se percibe en su novela.

Por otro lado, Polidori meses después retomó el escrito que había dejado Byron y le puso nombre al personaje del vampiro en su novala ” Lord Ruthven”  que era un noble muy semejante a Byron en carácter y que necesitaba sangre para mantenerse vivo,  fue publicada en 1820 como “Lord Ruthven ou les vampires” y fue atribuída a Byron, lastimosamente los anteriores trabajos de Polidori pasaron desapercibidos y nadie lo creía capaz de escribir una novela de esas características. El final de su autor es dramático ya que se suicidó trás un largo período de depresión.

Dos obras fantásticas, Frankestein es por excelencia una de las mejores obras góticas que ha dado la literatura y El Vampiro ha servido de inspiración para el famoso  Drácula de Bram Stoker. Nacidas ambas gracias a un juego  que propuso nada más y nada menos el mejor poeta romántico de todos los tiempos.

Saludos poéticos,

Cronopiomaga

John Keats y su Ruiseñor

John Keats ( 1795-1821) es uno de los poetas más importantes del romanticismoo inglés, aunque durante su corta vida su obra fuera duramente criticada, tanto que  murió creyéndose un escritor fracasado.  Afortunadamente pudo contar en vida con la amistad y admiración de un par de poetas famosos  que la historia reconoce junto con  Keats como  los máximos exponentes románticos ingleses: Lord Byron y Percy Shelley. De ésta amistad entre ellos y del amor romántico con final dramático y conmovedor entre John Keats y Fanny Brawne ( su musa durante los dos últimos años de su vida) les contaré en próximas entradas del blog.

Hoy comparto uno de sus poemas  titulado “Oda a un Ruiseñor”, bien dicen los que saben de poesía,  que el poeta encuentra su máxima inspiración en el amor y en la naturaleza,  este poema es una clara muestra de ello. Felizmente hoy en día se cuentan con magníficas traducciones  como ésta de Juan González- Blanco de Luaces.

Saludos poéticos,

Cronopiomaga

 

Oda a un ruiseñor

Me duele el corazón y aqueja un soñoliento
torpor a mis sentidos, cual si hubiera bebido
cicuta o apurado algún fuerte narcótico
ahora mismo, y me hundiese en el Leteo:
no porque sienta envidia de tu sino feliz,
sino por excesiva ventura en tu ventura,
tú que, Dríada alada de los árboles,
en alguna maraña melodiosa
de los verdes hayales y las sombras sin cuento,
a plena voz le cantas al estío.

¡Oh! ¡Quién me diera un sorbo de vino, largo tiempo
refrescado en la tierra profunda,
sabiendo a Flora y a los campos verdes,
a danza y canción provenzal y a soleada alegría!
¡Quién un vaso me diera del Sur cálido,
colmado de hipocrás rosado y verdadero,
con bullir en su borde de enlazadas burbujas
y mi boca de púrpura teñida;
beber y, sin ser visto, abandonar el mundo
y perderme contigo en las sombras del bosque!

A lo lejos perderme, disiparme, olvidar
lo que entre ramas no supiste nunca:
la fatiga, la fiebre y el enojo de donde,
uno a otro, los hombres, en su gemir, se escuchan,
y sacude el temblor postreras canas tristes;
donde la juventud, flaca y pálida, muere;
donde, sólo al pensar, nos llenan la tristeza
y esas desesperanzas con párpados de plomo;
donde sus ojos claros no guarda la hermosura
sin que, ya al otro día, los nuble un amor nuevo.

¡Perderme lejos, lejos! Pues volaré contigo,
no en el carro de Baco y con sus leopardos,
sino en las invisibles alas de la Poesía,
aunque la mente obtusa vacile y se detenga.
¡Contigo ya! Tierna es la noche
y tal vez en su trono esté la Luna Reina
y, en torno, aquel enjambre de estrellas, de sus Hadas;
pero aquí no hay más luces
que las que exhala el cielo con sus brisas, por ramas
sombrías y senderos serpenteantes, musgosos.

Entre sombras escucho; y si yo tantas veces
casi me enamoré de la apacible Muerte
y le di dulces nombres en versos pensativos,
para que se llevara por los aires mi aliento
tranquilo; más que nunca morir parece amable,
extinguirse sin pena, a medianoche,
en tanto tú derramas toda el alma
en ese arrobamiento.
Cantarías aún, mas ya no te oiría:
para tu canto fúnebre sería tierra y hierba.

Pero tú no naciste para la muerte, ¡oh, pájaro inmortal!
No habrá gentes hambrientas que te humillen;
la voz que oigo esta noche pasajera, fue oída
por el emperador, antaño, y por el rústico;
tal vez el mismo canto llegó al corazón triste
de Ruth, cuando, sintiendo nostalgia de su tierra,
por las extrañas mieses se detuvo, llorando;
el mismo que hechizara a menudo los mágicos
ventanales, abiertos sobre espumas de mares
azarosos, en tierras de hadas y de olvido.

¡De olvido! Esa palabra, como campana, dobla
y me aleja de ti, hacia mis soledades.
¡Adiós! La fantasía no alucina tan bien
como la fama reza, elfo de engaño.
¡Adiós, adiós! Doliente, ya tu himno se apaga
más allá de esos prados, sobre el callado arroyo,
por encima del monte, y luego se sepulta
entre avenidas del vecino valle.
¿Era visión o sueño?
Se fue ya aquella música. ¿Despierto? ¿Estoy dormido?