El mundo como lo vió Albert Einstein

Albert Einstein (Ulm, Alemania, 14 de marzo de 1879 – Princeton, Estados Unidos, 18 de abril de 1955) fue como saben el científico más destacado del siglo XX. También fue intelectual y visionario, afortunadamente reconocido en vida. Muchos de sus ensayos, frases, respuestas a la prensa, siguen aplicándose a muchas de las situaciones socio-políticas de hoy en día tanto o más que a las de ayer. Uno de mis libros favoritos de de Einstein es precisamente uno que nos invita a la reflexión y nos adentra en muchas de sus creencias, valores e ideas sobre la vida y el mundo, es titulado “The World as I see it” o “El mundo como lo veo”. A continuación pego uno de los ensayos que contiene ( uno de los primeros del libro). Y dejo también un link para que se descarguen el libro en idioma inglés.

Saludos poéticos,

Cronopiomaga

(extraído de “The World as I see it” , pág. 5- 6)

El significado de la vida

¿Cuál es el significado de la vida o de la vida orgánica en general? contestar esta pregunta implica toda un religión. ¿Existe algún sentido entonces de ponerse a elaborar una respuesta?, Respondo, el hombre que piensa que su propia vida y la de las criaturas que lo rodean no tiene sentido no es sólo desafortunado sino también descalificado para vivir.

El mundo como yo lo veo

¡Qué raros somos los mortales! Cada uno de nosotros está aquí para una breve estancia; con qué objetivo no sabemos, aunque pensamos a veces que podemos sentirlo. Pero sin una reflexión más profunda uno sabe por su vida diaria que existe para otra gente —antes que nada para aquellos cuyas sonrisas y bienestar sustentan totalmente nuestra propia felicidad, y después para los muchos desconocidos a cuyos destinos está ligado por los lazos de la simpatía. Todos los días me recuerdo a mi mismo cientos de veces que mi vida interior y exterior está basada en el trabajo de otros hombres, vivos y muertos, y que me debo dedicar yo mismo a dar en la misma medida que he recibido y sigo recibiendo…

Nunca he visto la comodidad y felicidad como fines en sí mismos —a esta base crítica la llamo el ideal de la pocilga. Los ideales que han iluminado mi camino, y una vez tras otra me han dado valor para enfrentarme a la vida con alegría, han sido Amabilidad, Belleza y Verdad. Sin el sentimiento de parentesco con hombres de mente similar, sin la ocupación con el mundo objetivo, en lo eternamente inalcanzable en el campo de los esfuerzos artísticos y científicos, la vida me hubiese parecido vacía. Los objetivos banales de los esfuerzos humanos —posesiones, éxito exterior, lujo— me han parecido siempre deleznables.

“Mi apasionado sentido de la justicia social y de la responsabilidad social siempre ha contrastado extrañamente con mi ausencia de necesidad de contacto con otros seres y comunidades humanos. Soy verdaderamente un “viajero solitario” y nunca he pertenecido en lo más profundo de mi corazón a mi país, a mi casa, a mis amigos, o incluso a mi familia más próxima; frente a estos lazos, nunca he perdido el sentimiento de distancia y la necesidad de soledad…”

Link de descarga “The World as I see it” Albert Einstein

Anuncios